Museo de Olavide

Museo de Olavide

El Museo de Olavide se encuentra «escondido» dentro de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid.

El Museo Olavide, llamado así en honor a su fundador el dermatólogo Dr. José Eugenio Olavide, es una importante colección de moldes elaborados en el Siglo XIX de pacientes con afecciones dermatológicas junto con las historias clínicas originales.

HISTORIA:

A mediados del s. XVI se funda en la calle Atocha el hospital San Juan de Dios QUE DURANTE 3 SIGLOS Y MEDIO ATENDIÓ sobre todo A ENFERMOS DE enfermedades venéreas y de la piel. EN 1891 ENFERMOS Y PERSONAL SE Trasladaron A UN NUEVO CENTRO en las afueras de Madrid, en este nuevo hospital trabajó el dermatólogo Jose Eugenio Olavide. Este doctor y profesor había publicado en 1873 “el atlas Olavide” un tratado ilustrado de dermotología, una auténtica joya de la historia de la medicina española.

En este centro el profesor creo un peculiar museo que mostraba reproducciones en cera de las enfermedades dermatológicas pensado para la enseñanza de esta especialidad. Con los avances la medicina hicieron desaparecer este museo a mediados de los 60.

Cuarenta años más tarde, el doctor Luis Conde-Salazar y otros dermatólogos se ponen a la búsqueda del museo perdido. En el 2005 aparecen 120 cajas en un sótano el Hospital Niño de Jesús que estaba a punto de ser derribado.

La academia española de dermatología y venereología se hizo cargo del museo Olavide bajo la dirección del doctor Luis Conde-Salazar

Se ha llevado un intenso trabajo de restauración. de las figuras y la documentación La facultad de BBAA también trabaja en la restauración digitalización en 3D.

FIGURAS DE CERA del siglo XIX

Estas figuras están realizadas para la enseñanza de la medicina, cuando aún la tecnología de la fotografía no estaba desarrollada.

La fabricación de un modelo de cera necesitaba la cooperación de al menos tres personajes: el paciente que padecía la enfermedad, el médico que la diagnosticaba y evaluaba y el escultor que la reproducía con la máxima fidelidad.

Se utilizaban moldes de yeso o arcilla que se aplicaban sobre el enfermo, y después se llenaban de cera, posteriormente se le añadía la policromía y detalles como el pelo y otros artilugios de observación médica.

Este museo es una cápsula del tiempo en el que puedes ver personas de hace dos siglos directamente con gran realismo y expresión en su mirada.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s